Saltar al contenido

Pintar de negro las paredes

Pintar una, varias o todas las paredes de negro, en cualquier espacio, provoca que la decoración de un cambio totalmente radical, que cambie completamente.

El negro es un color elegante y sobrio, características que plasma en la decoración de cualquier ambiente cuando se aplica en las paredes. Elegancia, sobriedad y también un ”toque” especial es lo que tienen los espacios decorados con paredes en color negro.

La fuerza de este color es innegable, por lo que si se pretende crear un foco de atención, otorgar protagonismo o crear un contraste extremo, el negro es el color ideal para lograrlo.

Los detalles, en un espacio con las paredes negras, cobran especial protagonismo porque resaltan notablemente más que al ser combinados con otros colores. La gran ventaja es que el color negro combina perfectamente con cualquier otro color.

Es importante tener en cuenta que el negro es perfecto para estancias que cuentan con muy buenas condiciones de iluminación natural. Sin embargo, en estancias que no cuentan con una buena iluminación, el resultado puede ser desastroso, ya que contribuirá a crear un ambiente demasiado agobiante, pesado, aburrido…

Tal vez pueda interesarte:

Si buscas crear un rincón elegante, especial y con mucha personalidad, el negro puede ser tu color. ¿Te atreves?