Saltar al contenido

Antes y después: modificación de un archivero

Hay piezas de mobiliario que son sencillamente feas y tristes, tanto que parecería que no tienen salvación. Un ejemplo de ello son los muebles de oficina utilizados hace unas décadas. En su mayoría suelen ser objetos robustos, de colores severos, diseñados únicamente para ser utilitarios (parecen salido de los años 30, cuando surgió el funcionalismo) y tienen un look más bien triste. Si tienes una pieza de este estilo y hace parte de tu oficina en casa o está olvidado en un rincón, puedes integrarlo a la decoración e inyectarle vida. Inspírate en la modificación de este archivero y destaca todo el potencial de ese mueble.

En esta contribución hecha por Anne a Apartment Therapy, vemos el antes y el después de un archivero que ha pasado de aburrido a fabuloso. Los materiales empleados no pueden ser más sencillos y económicos: tela estampada, pintura y unos tiradores nuevos. Anne pintó el cuerpo del archivero y cubrió la parte delantera de los cajones con una hermosa tela estampada en un color contrastante.

Para finalizar, cambió los tiradores de los cajones y voilá! Tiene espacio de almacenamiento extra en su salón, que combina perfectamente con el resto de su decoración. Yo hubiese dejado el mueble en blanco, con los cajones en una tela azul o turquesa con estampados blancos. Hay cientos de combinaciones que puedes hacer para modificar este tipo de muebles y agregarles un toque personal y estético.

Fuente: ApartmentTherapy

Tal vez pueda interesarte: