Saltar al contenido

Antes y después: una reforma con una pequeña inversión

En estas épocas de crisis el orden de las prioridades se altera de manera significativa, y muchas veces dejamos de lado las mejoras decorativas, pues consideramos que lo estético es superfluo. Nada más alejado de la realidad, pues un entorno agradable, cómodo y funcional puede ayudarnos a conseguir un estado de serenidad necesario para sortear con facilidad los momentos difíciles. Para que te inspires y decidas a reformar tu hogar con una pequeña inversión, compartimos las fotografías de antes y después de este espacio.

En las fotografías del antes, destacan el exceso de colores pesados que restan luz y armonía al espacio. Los muebles son pesados y oscuros, por lo que la habitación luce recargada. Tal vez la mayor inversión en el espacio está representada por la eliminación del alfombrado y la instalación de suelos de madera claro. Tal vez los suelos de tu hogar no necesiten esta reforma, así que vamos con los detalles.

En primer lugar, se han retapizado los muebles con una tela ligera de color beige y verde agua y se han agregado estanterías de líneas ligeras y sencillas, en las que los protagonistas son los libros y objetos decorativos colocados en ellas. Del mismo modo se ha eliminado el exceso de mobiliario. Como objetos decorativos destacan los libros y algunas plantas de interior, así como algunos cojines de colores que complementan los tonos neutros de la decoración. Muchas de estas reformas puedes hacerlas tú mismo.

Tal vez pueda interesarte:

Otro aspecto importante, sencillo y que marca la diferencia: la iluminación. Instalar cortinas claras, ligeras y correrlas para dejar entrar la luz exterior a raudales ha obrado maravillas en este espacio, haciéndolo lucir mucho más amplio, delicado y sereno. El secreto reside en ampliar visualmente las habitaciones colocando pocos muebles sencillos de colores claros y pintando las paredes en algún tono neutro como el blanco o marfil. Como verás, cambiar la disposición del mobiliario, deshacerte de los excesos, pintar las paredes, dejar entrar la luz veraniega  y tal vez retapizar  algunas sillas puede convertir tu hogar en un lugar hermoso, calmo y relajante. ¿Qué esperas para dar el primer paso?

Fuente: designsponge