Saltar al contenido

Decora al estilo escandinavo

Si te gusta el estilo moderno minimalista, pero te parece que le falta un poco de vida y calor humano, entonces decorar al estilo escandinavo puede ser la respuesta a tus necesidades. Nacido en las zonas más frías, el estilo escandinavo incluye piezas de mobiliario hechas de pino, líneas simples y tonos inspirados en los fiordos. La combinación de todos estos elementos crean una atmósfera sencilla, pero nunca aburrida. 

Las decoraciones hechas en el estilo escandinavo, tan en boga hoy en día son un legado del estilo clásico impuesto por el rey Gustavo de Suecia III y el estilo cómodo y ligero de los años 30. Sin embargo, este estilo se convirtió en un tremendo éxito en los años 50. Después de los años 50, 60 y los 70, el diseño escandinavo regresó al mundo del interiorismo y la decoración. Preferido por suecos, fineses y noruegos, así como también por los daneses e islandeses, lo escandinavo es actualmente muy popular por sus formas simples y elegantes, que conservan un carácter funcional y atractivo.

Los diseños escandinavos incluyen una gran cantidad de madera, siendo éste el principal material utilizado. Pasando a través de dormitorios y cocinas, la madera se puede encontrar en toda la casa. Esta preferencia está justificada por su amplia presencia en los países escandinavos convirtiéndose en el componente principal de todas las piezas de mobiliario y objetos de decoración características de este diseño. Si bien es cierto que se emplea incluso en los suelos, armarios y muebles, este material suele ser de un tono claro o pintado en un color pálido, con el fin de magnificar la iluminación en la estancia.

Esta presencia de la madera también puede ser traducida como un elemento que equilibra las formas, colores, texturas, además de optimizar los costos y durabilidad. Aparte de la preocupación que tiene por resaltar la naturaleza, el estilo escandinavo también presta mucha atención a la ligereza. Hay ciertos materiales neutros que también se pueden encontrar con este estilo, tales como vidrio, piedra o cuero, todo esto se combina con la madera.

Tal vez pueda interesarte:

Si quieres decorar tu casa con este estilo, puedes resucitar los colores neutros con estampados ingenuos,en colores como el  verde y azul. Las líneas sobrias de los muebles se puede endulzar con alfombras largas o mantas, mientras que utilizas un poco de pintura en las paredes opacas, que hará hincapié en la madera natural y el acero cromado en el mobiliario. Así es como se logran los contrastes característicos de este estilo.

Con el fin de conseguir un verdadero estilo de diseño escandinavo, necesitas una paleta de colores que sugiera la fría elegancia de la nieve, los más relevantes son verde y azul, pero tienes que combinarlos con tonos claros. Sin embargo, no exageres con una estancia en un blanco puro, o tonos muy claros de rosa o de marfil. Contrasta con tonos dulces de gris. Si quieres acentuar el contraste, es necesario utilizar colores más fuertes en las paredes, pero los muebles deben ser en tonos claros. La luz es muy importante, en una casa escandinava, los días cortos en el Polo Norte obligan a que volcarse por tonos claros. Las lámparas de suspensión o de aquellas que tienen un apoyo pueden animar tu estancia. Abre las ventanas, instala lámparas de luz blanca. Inúndate de luz!

Imágenes: Timechic, Homedesigningebabee, articdesign, apartmenttherapy

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *